Electrodepósito de cromo duro

BEP Surface Technologies ofrece un servicio de alta calidad para el electrodepósito de cromo duro.

Podemos realizar electrodepósitos de cromo duro sobre una amplia gama de componentes, desde pequeños ejes y calibres hasta grandes rodillos de laminación, rodillos refrigeradores, rodillos conductores, rotores de turbinas, ejes de bombas, rodillos para calandrado, rodillos de impresión, etc.

El cromo es un material que presenta una gran dureza, de 900 a 1150 HV, con un bajo coeficiente de fricción y una excelente resistencia al desgaste y a la abrasión, siendo además resistente a la gran mayoría de productos químicos. Además, el revestimiento de cromo retiene su dureza después de ser calentado hasta 400 °C y resiste el deslustrado por encima de 300 °C.

Nuestra planta de purificación de disoluciones de cromo nos permite mantener un rendimiento óptimo en nuestros baños de cromo en todo momento. Esto asegura que las disoluciones de cromo están siempre en perfecto estado, como nuevas, produciendo depósitos de cromo de alta calidad.

Electrodepósito de níquel

Los depósitos gruesos de níquel permiten la recuperación y reacondicionamiento de componentes de ingeniería dañados, gastados o incorrectamente mecanizados, proporcionando una gran resistencia química y térmica.

El níquel también forma un asiento excelente para cojinetes de montura estática y elimina la tribocorrosión, ofreciendo a su vez un mejor rendimiento que el acero original.

El níquel también puede ser empleado como barrera anticorrosiva bajo los depósitos de cromo en componentes como rodillos refrigerantes de laminación, rodillos conductores o conductos, a fin de impedir el ataque corrosivo sobre el material base a través de la estructura microporosa del cromo. BEP también puede electrodepositar níquel de grado más suave (menor dureza) y dúctil sobre los rodillos, específicamente formulado para la maquinaria de la industria del grabado. Tras el grabado y electrodepósito de cromo, estos rodillos son utilizados a menudo para aplicar revestimientos químicamente agresivos sobre láminas de embalaje.

Todos nuestros depósitos de níquel pueden ser torneados y rectificados en nuestro taller mecánico para lograr las especificaciones requeridas por nuestros clientes.

Electrodepósito de cobre

Desde 1970, estamos constantemente desarrollando nuestros propios procesos de electrodepósito de cobre, diseñando y construyendo nuestros propios equipos y esforzándonos para lograr una calidad superior y rendimientos óptimos.

Hoy en día contamos con grandes instalaciones para realizar electrodepósitos de cobre sobre rodillos de cualquier tamaño, desde grandes rodillos refrigeradores o conductores hasta componentes de gran tamaño para la industria de la impresión. El cobre producido en nuestros baños electrolíticos presenta un tamaño de grano muy fino y una gran ductilidad, con espesores que van desde pocos micrones hasta más de 20mm.

Aunque el cobre es bastante resistente a la corrosión, éste se deslustra y se mancha muy rápidamente cuando es expuesto al oxigeno del aire. Por ello, el cobre es raramente usado sin protección, y tras ser electrodepositado, es normalmente cubierto con una capa de cromo o níquel.

Nuestro centro de fabricación tiene la capacidad de mecanizar y pulir los rodillos de cobre hasta límites muy refinados, y aplicar diferentes texturas antes de aplicar el electrodepósito de cromo sobre él.