Electrodepósito de cobre

Desde 1970, estamos constantemente desarrollando nuestros propios procesos de electrodepósito de cobre, diseñando y construyendo nuestros propios equipos y esforzándonos para lograr una calidad superior y rendimientos óptimos.

Hoy en día contamos con grandes instalaciones para realizar electrodepósitos de cobre sobre rodillos de cualquier tamaño, desde grandes rodillos refrigeradores o conductores hasta componentes de gran tamaño para la industria de la impresión. El cobre producido en nuestros baños electrolíticos presenta un tamaño de grano muy fino y una gran ductilidad, con espesores que van desde pocos micrones hasta más de 20mm.

Aunque el cobre es bastante resistente a la corrosión, éste se deslustra y se mancha muy rápidamente cuando es expuesto al oxigeno del aire. Por ello, el cobre es raramente usado sin protección, y tras ser electrodepositado, es normalmente cubierto con una capa de cromo o níquel.

Nuestro centro de fabricación tiene la capacidad de mecanizar y pulir los rodillos de cobre hasta límites muy refinados, y aplicar diferentes texturas antes de aplicar el electrodepósito de cromo sobre él.