Electrodepósito de níquel

Los depósitos gruesos de níquel permiten la recuperación y reacondicionamiento de componentes de ingeniería dañados, gastados o incorrectamente mecanizados, proporcionando una gran resistencia química y térmica.

El níquel también forma un asiento excelente para cojinetes de montura estática y elimina la tribocorrosión, ofreciendo a su vez un mejor rendimiento que el acero original.

El níquel también puede ser empleado como barrera anticorrosiva bajo los depósitos de cromo en componentes como rodillos refrigerantes de laminación, rodillos conductores o conductos, a fin de impedir el ataque corrosivo sobre el material base a través de la estructura microporosa del cromo. BEP también puede electrodepositar níquel de grado más suave (menor dureza) y dúctil sobre los rodillos, específicamente formulado para la maquinaria de la industria del grabado. Tras el grabado y electrodepósito de cromo, estos rodillos son utilizados a menudo para aplicar revestimientos químicamente agresivos sobre láminas de embalaje.

Todos nuestros depósitos de níquel pueden ser torneados y rectificados en nuestro taller mecánico para lograr las especificaciones requeridas por nuestros clientes.