Limpieza interior

Los usuarios de rodillos refrigerantes o calafateados pueden experimentar problemas cuando las vías de agua internas de los rodillos se obstruyen por culpa de herrumbre o cal. Si las vías de agua no están completamente bloqueadas y la oxidación no se ha desarrollado completamente a través de la cubierta, por lo general nos encontramos en una situación donde podemos llevar a cabo una limpieza interna del rodillo.

El proceso de limpieza comprende el bombeo a temperatura controlada de una disolución de limpieza, especialmente desarrollada por BEP, a través de las vías de agua para disolver la cal y la oxidación, restaurando así la eficiencia térmica de los rodillos a su valor original.

Tras la limpieza, la acidez residual es neutralizada. El rodillo se aclara minuciosamente con agua y es enjuagado con un inhibidor de corrosión.

Todos los productos químicos residuales del proceso de limpieza son procesados en nuestra planta de tratamiento de efluentes antes de ser descargados al sistema de alcantarillado.